Cultura

En diciembre Miami tendrá mucho arte argentino –

En la Bienal de Venecia las autoridades porteñas difundieron el exitoso acuerdo que coronaría el programa Art Basel Cities a modo de bonus track de alta visibilidad: arte público en el Collins Park. Por eso este fin de semana, Florencia Battiti y Diana Wechsler, las argentinas designadas para curar esa muestra en Miami Beach, ya están allí. Ubicado en la popular avenida donde se jalonan los hoteles, este parque supo ofrecer muestras durante algunos años, funcionando como KM 0 de la Feria, hasta que se discontinuó . Fue así como pasó por allí Matías Duville y el suizo Ugo Rondinone dejó su menhir flúo -donado por el Museo Bass.

Sin embargo, la crisis económica y el precio del dólar –cuando no una interpretación limitada de la apuesta- vienen erosionando la iniciativa. Aunque se consiguió hasta ahora una quita del 50%, los costos siguen siendo elevados y leoninos. Ojalá que los galeristas puedan hacer causa común. Hay dos artistas en firme, Gabriel Chaile y Agustina Woodgate, ambos de la galería Barro.

Collins Park no será el único espacio para el arte argentino en diciembre, más allá de Art Basel. ¿Cómo olvidar que – de noche y de día-, mientras el cambio climático prosigue su dramática corrosión, el mamut de Damien Hirst sigue ahí, absorbiendo los rayos solares? Gone but not Forgotten, Muerto pero no olvidado, es el título funerario de la obra de Hirst. Los veraneantes primero quedan encandilados y proceden a clasificarlo como simple fondo de una selfie. El mastodonte del Hotel Faena tendrá rivales a partir del 2 de diciembre con The last supper, una última cena de arte público que ocupará el patio central del hotel y la playa y tapará la dorada osamenta a modo de eclipse. En el conjunto, que abordará las religiones en relación con los ritos de la gastronomía y que es curado por Zoe Lukow, participarán artistas como la mexicana Pía Camil, el colectivo vietnamita The Propeller Group, la haitiana Myrlande Constant, que tomará el vudú con ofrendas de canela y cenizas, y el argentino Gabriel Chaile. El artista pondrá allí cinco esculturas, una de tres metros de alto y otra que será un horno funcional.

Este ha sido un año venturoso para el tucumano, tocado por el fervor crítico de Cecilia Alemany ( y todo lo que eso derrama). La curadora del High Line neoyorquino es, además, una conocedora del arte argentino tras su participación en Art Basel Cities. De hecho, en la 50° edición de la feria en Basilea, en junio, Chaile expuso su instalación compuesta de ollas intervenidas, procedentes de comedores comunitarios en actividad en Tucumán -e inició a los funcionarios suizos en el rito del mate cocido-. Una arqueología del hambre en tiempo presente. Chaile vendió todas las «baterías» de ollas por un total de 100 mil dólares (el 10 por ciento se destinó a esos comedores). Entre los compradores, primera fue la coleccionista uruguaya Estrellita Brodsky, asesora del MoMA.

Pese a sus auténticos orígenes pobres -él recuerda como un hito familiar cuando su madre consiguió hacer la carpeta de portland en su casa con piso de tierra-, Chaile fue objeto de un intenso bardeo, bajo la acusación de oportunismo y de hacer folklore. ¿No se lo podría destacar como emergente de la movilidad social perdida? Su caso recuerda, no sin amargura, que el medio local sigue siendo insuficiente para consagrar y globalizar por sí solo a sus artistas. El 15 de octubre se instalará en Miami para producir la obra del Faena; la inauguración culminará en un asado.

Agustina Woodgate y su "National times", expuesto en la Bienal Whitney. Estará en el Espacio 23, de Jorge Pérez, y en Collins Park.

Agustina Woodgate y su «National times», expuesto en la Bienal Whitney. Estará en el Espacio 23, de Jorge Pérez, y en Collins Park.

En la primera semana de diciembre también abrirá Espacio 23, el nuevo warehouse del desarrollador argentino-cubano Jorge Pérez, fundador del museo PAMM. Exhibirá un centenar de piezas, bajo el título “Tiempo de cambio: arte y agitación social en la Colección Perez”. Estará curada por José Roca, en diálogo con Patricia Hanna y Anelys Alvarez, e incluirá a un centenar de artistas latinoamericanos que hicieron del compromiso político su lema. desde León Ferrari hasta los chilenos Eugenio Dittborn y Alfredo Jaar. Entre quienes activarán la muestra se encuentra Woodgate, la argentina que participa en la Bienal Whitney y una de los ocho artistas que pidieron se retiraran sus obras del museo en repudio al filántropo Warren Kanders, ya apartado de su cargo.

Chaile y Woodgate -quien todavía batalla por los permisos municipales que requiere su obra, con bebederos- han confirmado su participación en Collins Park. Pero de las catorce galerías originalmente interesadas, pocas siguen en firme. Algunas argumentan que han subido la apuesta dentro de la Feria central –como Orly Benzacar, que llevará obra de Luciana Lamothe a la nueva sección Meridians, dedicada al arte de escala monumental- y prefieren concentrar su energía. El gobierno porteño se esfuerza ahora en conseguir que se reduzcan los costos. mientras algunos deslizan que el envío porteño podría completarse con obras de Marta Minujín y Amalia Pica, que reside en el exterior.

Nota Original

Related posts

Shooting en vivo por Gabriel Rocca

Medios Barriales

Los Barrios abren sus puertas

Medios Barriales

La Usina festeja el 25 de Mayo con folclore

Medios Barriales

Un centenar de obras de Milo Lockett se exhibirán en Galerías Witcomb – Télam

Medios Barriales

Murió el escultor Antonio Pujia, maestro en el arte de usar cera de abejas en sus obras

Medios Barriales

Buenos Aires Celebra

Medios Barriales