Sin categoría

Procesaron a dos policías porteños por encubrimiento

Es en el caso del efectivo que mató a una persona con una patada en agosto de 2019. Los dos nuevos procesados están señalados por colaborar con el oficial que le pegó una patada a una persona en situación de calle, que cayó contra el cordón y murió.

La justicia indicó el procesamiento de los dos efectivos de la Policía de la Ciudad por encubrimiento agravado y falso testimonio. Ambos son acusados de haber colaborado con el oficial que derribó de una patada a un hombre que vivía en la calle y que murió al golpear su cabeza en el asfalto en el barrio porteño de San Cristóbal, en agosto de 2019.

La decisión la tomó la jueza nacional en lo Criminal y Correccional N° 8, Yamile Susana Bernan, en el marco de una investigación que comenzó en el pedido de extracción de testimonios efectuado en su momento por la fiscal Ana Yacobucci en la causa principal por el homicidio preterintencional de Jorge Martín Gómez de 41 años.

La víctima, Gómez, falleció en agosto de 2019 luego de haber sido derribado de un patada y golpearse la cabeza en la caída, en la calle Carlos Calvo entre Saavedra y Alberti, del barrio porteño de San Cristóbal.

Según fuentes oficiales, el actual fiscal de la causa, Leonel Gómez Barbella, de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional 32, en diciembre pasado había solicitado la indagatoria de tres efectivos policiales por los delitos de encubrimiento agravado, falso testimonio agravado y falsedad ideológica. Barbella sostuvo que actuaron “en forma conjunta y coordinada para ocultar, alterar y hacer desaparecer los rastros y pruebas del delito” para ayudar a otro policía, Esteban Ramírez (44), con el objetivo de que pueda eludir la investigación en su contra.

En este sentido, tres policías fueron indagados por la jueza Bernan quien ahora procesó sin prisión preventiva a dos de ellos; la oficial primero Lorena Alejandra Luna y el oficial primero Sergio Daniel Sendra, como coautores de “encubrimiento agravado por haber sido cometido por funcionarios públicos” y de “falso testimonio”.

Por las declaraciones, la Jueza consideró que ambos oficiales de la comisaría vecinal 3B habían visto cuando el policía Ramírez dio una patada que hizo que Gómez cayera al suelo y que, incluso, habían advertido “la gravedad de las lesiones” ocasionadas al hombre. Eso permitió explicar por qué “obraron como lo hicieron” y con la finalidad de ocultar lo ocurrido para evitar que el policía “pudiese ser responsabilizado por ello”.

La magistrada remarcó que “pese a sus años de experiencia y a que lo que acababan de presenciar ameritaba indudablemente intervención judicial, no iniciaron actuación alguna. Por el contrario, y sin perjuicio de la gravedad de lo ocurrido, actuaron como si nada hubiese pasado”.

Además, Bernan, explicitó que cuando habían prestado declaración testimonial, Luna y Sendra declararon falsamente e intentaron hacer creer que Gómez -una persona indigente- había agredido a su colega con el cuchillo y que el policía “tan sólo había actuado defensivamente”.

(78)